"> ¿Vale la pena comprar el DJI FPV? - Dron Profesional

¿Vale la pena comprar el DJI FPV?

DJI FPV

¿Vale la pena comprar el DJI FPV?

DJI ha presentado su DJI FPV: un dron revolucionario en muchos sentidos.

Bueno, amigos, llegó el día. Los que nos seguís sabéis que nos gusta mucho quejarnos de que no se presentan grandes novedades, que cuando repasamos un nuevo dron siempre tenemos muchos peros respecto a lo útil realmente que va a ser y si no suponen un avance realmente disruptor en el mundo de los drones, y todas esas tonterías.

Pues bien, hoy nuestro lado más crítico nos lo guardamos bajo llave porque DJI acaba de presentar el DJI FPV Drone. Como es costumbre, hacía bastante que se sabía que DJI estaba trabajando en el lanzamiento de este dron, y hasta se habían filtrado imágenes de él, pero hasta que no hay un anuncio oficial con todos los datos sobre la mesa, no tiene mucho sentido entrar a analizarlo.

Y ya está aquí, y si bien no es perfecto (el dron perfecto no existe), sí que amenaza con cambiar la industria de los drones para producción audiovisual.

¿Qué es el FPV?

Para empezar, vamos a dar un poco de contexto sobre qué es el FPV: FPV o First Person View, o Vista en Primera Persona es un modo de pilotaje de drones en los que, con ayuda de unas gafas, podemos ponernos, siendo redundantes, en la primera persona del dron.

¿Qué ocurre? Que normalmente, hasta hoy, el FPV era un ámbito con muchas barreras de entrada:

  • -No había marcas potentes como DJI desarrollando drones FPV
  • -Apenas existen sistemas cerrados de drones FPV: un dron que puedas comprar, sacar de la caja y echarlo a volar, sino que normalmente se montan juntando diferentes componentes de diferentes fabricantes: el chasis y los motores por una parte, la cámara por otra, el sistema de transmisión por otra, la batería…
  • -Son drones muy pequeños y ligeros, y montan cámaras “naked”, que a menudo no ofrecen la calidad de imagen más alta.
  • -Como no tienen sistemas de seguridad muy sofisticados y se vuelan de forma más “agresiva” tomando más riesgos, son más propensos a tener accidentes, con el coste en tiempo y recambios que esto supone.

Estos son algunos de los motivos que provocan que en el mundo de los RPAS convivieran de manera separada los drones tipo Phantom o Mavic, que son excelentes máquinas para la cinematografía aérea, y los FPV, que ofrecen más versatilidad en el estilo del vuelo y menos fiabilidad y calidad de imagen, pero que poco a poco se están volviendo más estándar también en la producción audiovisual.

Por este motivo, somos muchos los que estábamos esperando un lanzamiento como el DJI FPV: una plataforma cerrada y user-friendly para volar en FPV y aspirar a grabar tipos de planos que con un Mavic serían imposibles.

Qué tiene de especial el DJI FPV

Y es que, aunque este dron lleve FPV en el nombre, no es ni mucho menos un dron FPV al uso: pesa 795 gramos, más en la línea de un Mavic Air 2 que de otros drones FPV, equipa una cámara estabilizada en su eje vertical que graba en 4K a 60 fps, su batería dura alrededor de 20 minutos (en la práctica volando de manera agresiva queda por debajo de 10 minutos), muchísimo más que las de los drones fpv tradicionales, y cuesta la friolera de 1349€, bastante más de lo que te costaría un dron FPV.

Así que sí, por una parte tenemos un dron que graba y vuela en FPV, pero que es más grande y pesado, más caro, y más fácil de configurar y de volar. Vamos, que es un FPV pero no es un FPV. 

Teniendo todo esto en cuenta, puedo entender que a muchos de los que ya pilotan FPV este dron no les atraiga particularmente, y es que si ya estás acostumbrado a las dificultades adicionales que supone el FPV, este dron tampoco es que suponga una ventaja brutal.

Para quién es el DJI FPV

Ahora bien: ¿Y para el resto de pilotos? Pues el resto nos encontramos ante una encrucijada, porque, por lo menos de manera profesional, dependemos mucho de cómo evolucionen los gustos del consumidor. Hace unos pocos años, cuando los drones eran una novedad por sí misma, todo el mundo quería planos de dron, aunque no vinieran mucho a cuento. Y en verdad los drones son un recurso narrativo muy importante, pero que cuenta con sus limitaciones, como detallamos en esta entrada. Es posible que ocurra algo parecido con la moda de planos de estilo FPV, y que los profesionales nos veamos forzados a ofrecer este servicio. Y esto no quita que un buen pilotaje de FPV dé unos resultados increíbles (que los da),pero para la mayoría de casos yo no estoy 100% seguro de que sean una herramienta narrativa tan útil.

Para qué puede servir: para el gran grueso de trabajos con dron, los planos FPV son tan poco académicos, y son tan largos y tan impactantes que es difícil hacerlos encajar en un vídeo de tipo documental o de ficción.

Puede servir para seguir vehículos en movimiento, para deportes acuáticos, para realizar recorridos de interior, y esto es clave: en este terreno los planos FPV no tienen rival.

Nuestro punto es que, para realización audiovisual, este dron no llega a sustituir a un Mavic ni a un Phantom, pero puede llegar a complementarlos.

Y esto, el abrirnos la puerta a este tipo nuevo de planos, es la mayor ventaja del DJI FPV, que no es poca cosa. ¿Entonces, y para recapitular, cuáles son los contras?

Lo malo del DJI FPV

Como ya hemos visto, el precio es bastante elevado. Es cierto que es un precio en la línea de los Mavic, pero es mucho más elevado que los drones FPV al uso, y eso sin tener en cuenta la siguiente desventaja:

Lo vas a estrellar. Si no lo crees, te animo a que preguntes a pilotos de FPV experimentados. Volar en FPV no sólo es más complicado, sino que te pide correr más riesgos, y eso en un dron montado por uno mismo, para el que puedes imprimir piezas en 3D, es una faena. ¿Para un dron de DJI de 1350 euros? El que compra este dron, sobretodo si es nuevo en el mundo del FPV, tiene que tener claro que lo va a chocar. Y ojo, se ve un dron robusto, capaz de soportar algunos golpes menores, pero si hay un dron para el que valga la pena contratar el DJI Care Refresh, es este: el DJI Care Refresh debería ir pegado en la caja del dron en el momento en el que lo compras. Y somos conscientes de que hemos dicho en ocasiones que el Care Refresh es una manera más que tiene DJI de hacernos pasar por caja, y que lo más probable es que el que lo contrata no lo llegue a utilizar nunca, pero este no es el caso con el nuevo DJI FPV. Ten por seguro que si lo contratas, es muy probable que termines aprovechándolo y te ahorre un buen disgusto.

Para seguir, toca dar un poco de cera a la cámara. Es verdad que puede grabar a 4K a 60fps, e incluso a 120 en 1080, pero que las cifras no os engañen: la calidad de la cámara no llega a ser la de un Mavic 2 o la de un Phantom 4 Pro, que son drones que ya llevan un tiempo en el mercado. Y no es que la cámara sea mala, en calidad de imagen recuerda bastante a la del Mavic Pro original, pero es una cámara que no da la talla en cuanto a bitrate cuando vemos muchísimo movimiento en plano, que son en realidad el tipo de planos que aspiraremos a grabar con este dron. Y no es que en este momento haya alternativas mucho mejores para FPV, ya que para mejorar este aspecto ahora probablemente necesitaríamos grabar con cámaras más caras y pesadas en SSDs o tarjetas CFast; pero en un dron FPV montado a medida siempre tienes la opción de actualizar la cámara pasado un tiempo, en lugar de estar atado a una cámara en concreto.

No obstante, el mayor inconveniente de todos es el siguiente: ya estamos acostumbrados a los anuncios de DJI, en los que te muestran vídeos realmente alucinantes hechos con sus drones. Sin embargo, como en la era dorada de las GoPros, comprar este dron no te da localizaciones increíbles a las que puedas desplazarte, ni conocimientos en edición de vídeo y etalonaje, y muchísimo menos habilidad a los mandos. Y esto último es lo más importante, ya que en el FPV, que ya de por sí presenta una curva de aprendizaje complicada, la calidad de los vídeos que puedas realizar va a depender directamente de tu habilidad para pilotar y de tu experiencia; horas y horas de experiencia, más incluso que para volar drones tradicionales.

¿Deberías comprar el DJI FPV?

Y aquí llega la reflexión final, y es una que sólo puedes hacer tú: ¿Es el DJI FPV el dron para ti?

Personalmente creo que puede ser una buena opción para iniciarse en el mundo FPV saltándose muchas de las complicaciones que suele implicar, pero con un sobrecoste muy claro; eso sí. Y por supuesto, si crees que el DJI FPV es para ti y esta entrada te ha ayudado a tomar la decisión, considera comprarlo utilizando nuestro enlace, de manera que a ti no te va a costar un euro más, pero a nosotros nos ayuda a seguir creando contenido.

Y lo que es más importante: abre la puerta a futuros lanzamientos de DJI y de otras marcas, que faciliten aún más el acceso de este tipo de drones a usuarios sin conocimientos de electrónica o aeromodelismo.

3 Comentario

  • Anónimo on 29 marzo, 2021

    Muy interesante y muy útiles los consejos que das. Antes de decidirnos a comprar un dron debemos tener claras sus características y el uso que le queremos dar. Al fin y al cabo, un dron (aunque lo parezca) no es un juguete.

  • Anónimo on 19 abril, 2021

    Gracias a todas las características que has puesto va a resultar mucho más fácil para la gente decidir si le conviene o no

  • Anónimo on 27 abril, 2021

    Muy buen post, felicidades por el blog!!

Leave a Reply

*

Abrir chat
¡Obtén una respuesta rápida!