"> Cómo hacer que tus fotos y vídeo de bodas queden geniales: iluminación y otros consejos

Cómo hacer que tus fotos y vídeo de bodas queden geniales: iluminación y otros consejos

iluminación de bodas

Cómo hacer que tus fotos y vídeo de bodas queden geniales: iluminación y otros consejos

Traemos unos breves consejos para que saques el máximo partido a tu talento como videógrafo y fotógrafo de bodas, y algunos consejos para aprovechar al máximo la iluminación.

 

El equipo no lo es todo, pero sí es muy importante

En primer lugar, no podemos enfatizar suficiente lo importante que es contar con un buen equipo cuando hablamos tanto de hacer fotografía de bodas como cuando nos referimos a la filmación de vídeos de bodas. Si bien un profesional siempre defenderá que una buena cámara en manos inexpertas no sirve de mucho, lo cierto es que las bodas son trabajos muy exigentes en los que todo ocurre muy rápido y las condiciones no siempre son las óptimas. Los fotógrafos se ven muy exigidos, y no contar con la cámara apropiada va a limitar muchísimo la capacidad del profesional para desarrollar todo su potencial.

Cuando elijas tu equipo es importante:

  • Para fotografías, tener una cámara con capacidad de hacer ráfagas: poder hacer varios disparos rápidos puede ser la diferencia entre capturar una fotografía preciosa de un momento bonito o que tu foto no valga para nada. Imagínate la siguiente situación: los novios están en plena ceremonia y se ponen los anillos. Estás atento y haces la foto, pero tu cámara sólo es capaz de hacer una foto. Cuando llega el momento de editarlas te das cuenta de que el momento en el que apretaste el disparador coincidió justo con cuando las manos de él, poniéndole el anillo a ella, tapaban el anillo. Como fotógrafo la atención y la experiencia son muy importantes, pero el día de una boda siempre va a haber muchas cosas que se escapen a tu control: no sabes cuándo el sujeto de tu foto a a parpadear, no vas a poder pedir a la pareja que repita una acción importante ni vas a poder prever que alguien haga un gesto involuntario que estropee un momento perfecto. Poder disparar ráfagas te permite tener tres, cuatro, siete instantáneas tomadas con fracciones de segundo de diferencia quitándote muchos problemas. 
  • Enfoque automático rápido: es importante por el mismo motivo. Si tu cámara tarda un segundo y medio en enfocar una cara, es posible que te pierdas el momento exacto que querías fotografiar.
  • Haz las fotografías en raw: Hacer fotografías en raw es muy importante para conseguir la máxima calidad en las fotos, ya que de esta manera se guarda en el archivo toda la información capturada por el sensor, y da mucho más margen a la hora de tratar la imagen a posteriori subiendo sombras, aumentando saturaciones, etc.. Por supuesto, hacer fotos en RAW no sustituye encuadrar y exponer adecuadamente, pero permite más margen de maniobra. La única pega es que las fotografías en RAW ocupan mucho más espacio (alrededor de 7 veces más que una foto tomada en JPG), y si unes a esto que querrás disparar ráfagas, verás que vas a necesitar buenas tarjetas para poder gestionar todos estos megabytes de imagen. Afortunadamente a día de hoy las tarjetas son más baratas y fiables de lo que eran antes, así que no te supondrá un esfuerzo económico tan importante.
  • Buena respuesta en ISOS altos: Una de las caracterísiticas que más tienes que buscar cuando pienses en una cámara para bodas es la respuesta que ofrece a ISOS altos. Recordamos que en una boda rara vez tendremos el control de la iluminación, y en muchas ocasiones tendremos que lidiar con estancias sin demasiada luz. Aumentando el ISO podemos hacer que una escena relativamente oscura se vea, pero si genera mucho ruido (grano), la imagen va a dar la impresión de ser totalmente aficionada. Este es uno de los motivos por los que Sony se ha estado comiendo el mercado en los últimos años con su gama A7s para vídeo.
  • Objetivos de gran apertura de diafragma: También son importantes por el mismo motivo que el punto anterior: tener un paso más de diafragma te permite hacer las fotos o el vídeo a la mitad de su valor de ISO, pudiendo reducir considerablemente el ruido. Alternativamente, si estás haciendo fotos, los objetivos con estabilizador te pueden permitir bajar un poco la velocidad de obturación, lo que permite que entre más luz en la fotografía. ¡Y un último detalle! Por la noche las fincas suelen tener un montón de iluminación práctica que, con un buen objetivo, puede ayudarte a crear bokehs mágicos.

Ejemplo de bokeh en una boda

Conoce la finca, los cuartos de los novios y la iluminación que van a tener.

Como hemos dicho, el margen de maniobra que tendrás durante el trabajo como videógrafo o fotógrafo es muy estrecho, y lo último que quieres es plantarte en el baile de los novios con tu cámara y darte cuenta de que la luz que han puesto provoca flicker en tu imagen y que no sabes cómo gestionarlo en tan poco tiempo.

Si puedes, haz tus deberes: visita con antelación las habitaciones donde se van a vestir los novios, a ser posible a una hora parecida a la que se vayan a vestir el día de su boda para tener una buena noción de qué condiciones de iluminación te vas a encontrar. A menudo te encontrarás ante la tesitura de hacer la sesión con las luces encendidas, donde tendrás más luz, pero de un color que no será consistente con la luz que entre por la ventana; o de hacerla sólo con la iluminación natural.

Invierte también tiempo en conocer la finca, las luces que se usarán en el banquete y en el cóctel, qué ángulos ofrecen mejores puntos de fuga y encuadres… Se trata de darte herramientas para que el día de la boda puedas exprimir tu máximo potencial y dar el mejor resultado a la pareja.

En definitiva, tienes que tener en cuenta que la luz es tu herramienta principal, y la iluminación de los sitios donde se desarrolla la boda no va a estar bajo tu control. A base de tablas y experiencia podrás a llegar a prever muchas de estas situaciones, pero si puedes permitírtelo, no deberías dejar de hacer este trabajo previo.

Busca los momentos perfectos.

En todas las bodas de tarde se dan dos momentos clave que, si los aprovechas, harán que tus fotografías y tu vídeo queden espectaculares: la hora dorada y la hora azul.

La hora dorada es cuando el sol está muy bajo en el horizonte. Proyecta una luz naranja muy potente y puedes usarla a tu faor para hacer fotos y planos a contraluz maravillosos, o usar esta luz dorada como luz de contra para los novios y los invitados. Normalmente las fincas organizan las bodas para que, hacia el final de la ceremonia, el sol esté lo suficientemente bajo para que puedas aprovecharlo de esta manera. Al terminar la ceremonia, tendrás que apresurarte para hacer la pequeña sesión y parte del cóctel con esta luz tan especial.

Iluminación en bodas con hora dorada

La hora azul ocurre un poco después: cuando el sol ya se ha puesto, pero aún queda algo de luz en el cielo. Es un momento único puesto que las luces de la finca estarán encendidas, y su luz no será muy distinta en intensidad a la luz que aún hay en el cielo, por lo que en una misma foto o plano podrás recoger la intensidad del color de las luces y del cielo. Es el mejor momento para tomar fotos generales de la finca, el cóctel o incluso de la cena si es al aire libre y los horarios coinciden.

El baile: el mejor momento para ser divertidos.

A menudo el baile (después de que los novios lo hayan abierto) es el momentos al que los videógrafos y fotógrafos le damos menos importancia: la pareja ya está casada, los escenarios más bonitos ya han salido, y todo lo que nos queda es dejar constancia en el material de que los invitados y los novios se lo pasaron en grande escuchando un poquito de pachangueo. Además, tras una larga jornada de trabajo a veces te dolerá la espalda y estarás más pendiente de la hora de salida que de otra cosa. No obstante, el baile también es un momento muy bueno para ser creativos y divertidos con nuestro material: aprovecha para sacar ese ojo de pez que tienes guardado cogiendo polvo, haz fotos divertidas con flash, planos holandeses que refuercen la idea de lo bien que se lo están pasando los invitados…

Piensa que es un momento mucho menos ceremonioso (nunca mejor dicho), y que puedes permitirte ser menos académico y más divertido. Incluso es posible que te merezca la pena ser paciente y esperar un poco más de lo que tenías previsto a que el alcohol haya empezado a desinhibir a lo más inhibidos.

¿Te han gustado estos consejos? ¿Tienes algún consejo propio que quieras compartir? Puedes dejarlo en la sección de comentarios.

About The Author

Dronprofesional

No hay comentarios

Dejar una respuesta

*

Abrir chat
¡Obtén una respuesta rápida!