"> Consejos para conseguir tu fotógrafo de bodas al mejor precio

Consejos para conseguir tu fotógrafo de bodas al mejor precio

precio de un fotórgafo de bodas

Consejos para conseguir tu fotógrafo de bodas al mejor precio

¿Hay alguna forma de conseguir un fotógrafo de bodas (o videógrafo) a buen precio? Las bodas son caras, y muchos son los novios que sienten que simplemente por el hecho de casarse la tendencia es que los proveedores en general inflan los precios con la excusa de que total, es un día único en toda tu vida.

Lo cierto es que los precios de toda la industria de las bodas se rigen por la ley de la oferta y la demanda: si una firma reconocida de vestidos de novia valora sus vestidos en 12000 euros, es porque la demanda de su producto justifica ese precio. De otra forma, la firma no vendería vestidos a ese precio y desaparecería.

Al margen de esto, y más concretamente en el área de fotógrafos y videógrafos de bodas, hay un gran margen de precios, y conociendo el mundo desde dentro es fácil desenmarañar si una oferta es económica, cara o si es sospechosamente barata. En casos extremos, podrías dar con fotógrafos a los que gracias a su estilo marcado, la gran calidad de su trabajo y, por qué no, su reputación, les sobra trabajo, por lo que tienen que ajustar sus precios al alza.

¿Cuáles son los trucos que puedes seguir para conseguir el mejor precio en tu reportaje de bodas?

1-Los derechos de imagen

El fotógrafo de bodas vive de sus clientes, y éstos se consiguen por el boca a boca, con acuerdos con otros profesionales del sector y gracias a su presencia en internet, portales y redes sociales. Este punto es clave, ya que a día de hoy los profesionales necesitan tener un portfolio potente de trabajos para llegar y convencer a las parejas que buscan sus servicios. Es por ello que está bastante estandarizado en el sector que en el contrato se firme que los novios permitan al trabajador utilizar las imágenes. Por otra parte, en un mundo en el que aprovechamos cada ocasión para publicar nuestras fotos en las redes sociales, es muy probable que no te importe que tu fotógrafo pueda sacar más partido de su trabajo; así que ten en cuenta que si no quieres que el fotógrafo haga uso de las imágenes tal vez tengas que pagarle un pequeño sobrecoste.

2- Contrata con tiempo

Es casi el punto más importante: contratando el fotógrafo con tiempo te aseguras de que el profesional cuyo estilo y creatividad más se compagina contigo tenga la fecha disponible. Además, a los fotógrafos de bodas en los meses de octubre y noviembre, cuando termina la temporada alta, les gusta cerrar todas las fechas posibles de las siguientes campañas, por lo que algunos de ellos probablemente hagan descuentos para asegurarse en la entrada del año que van a facturar el trabajo que esperan.

Y por supuesto, contratando con tiempo tienes más tiempo para buscar y comparar fotógrafos, por lo que tus posibilidades de encontrar el servicio deseado serán mucho mejores.

3- Aprovecha ofertas especiales

Como hemos dicho, hay determinados momentos en los que a los fotógrafos les interesa centrarse en cerrar cuantas más fechas mejor: puede ser el parón de noviembre-enero, ofertas de tipo Black Friday o de año nuevo, presencias en ferias como 1001 bodas, o que contratando el servicio de alguna manera en específico (por ejemplo, algunos proveedores ofrecen descuentos a través de portales como Bodas.net) te hagan un descuento determinado. Nadie te va a regalar nada, pero descontar un 5, un 10 o un 20% en el precio final de tu reportaje sin duda te aliviará la cartera.

Del mismo modo, es frecuente que si contratas sesión y boda de foto y de vídeo (el pack completo) te hagan mejor precio que si contratas el fotógrafo y el vídeo o la sesión de preboda y la boda por separado.

4- Piensa si necesitas ese segundo fotógrafo

Nuestra recomendación es siempre contar con un segundo fotógrafo: hay tantas cosas que ocurren durante una boda que con un segundo fotógrafo o videógrafo tendrás muchísimos más recuerdos (y mejores) de ese día tan especial. No obstante, si tu objetivo es ahorrar en este sentido, lo mejor es prescindir de ese segundo fotógrafo y confiar todo el trabajo a un profesional cuyos trabajos conozcas y que sepas que trabaja bien en solitario.

5- Piensa en digital

Parte del presupuesto de la fotografía de bodas va a parar al álbum. Cuando le pides a tu fotógrafo que haga el álbum, tendrás que pagar por una parte el precio de éste, y por otra el tiempo que dedica a confeccionarlo. Si no te importa dedicar algo de tiempo a ésto, es una tarea muy gratificante que puedes hacer por tu cuenta. Te permite ahorrarle ese tiempo al fotógrafo (y por tanto a tí en la factura) y buscar opciones de álbum más económicas. Lo mejor de todo: confeccionar el álbum es una manera estupenda de revivir la boda, y podrás darle un toque mucho más personal.

6- Ofrece el menú de staff

En una boda lo normal es que los fotógrafos y videógrafos vayan a estar trabajando desde antes de que los novios se vistan hasta bien entrado el baile, en una jornada que puede abarcar fácilmente más de 12 horas de trabajo. Por ello, normalmente te pedirán que durante parte del banquete les des la oportunidad de pausar su trabajo y comer algo para reponer fuerzas. Muchos novios están un poco perdidos en este punto y no saben si deben pagar un cubierto extra por cada profesional contratado, y la verdad es que las condiciones que pide cada fotógrafo varían y deberían figurar en el contrato que firméis. Es bastante atípico que los fotógrafos y videógrafos te pidan comer menú de boda, y normalmente las fincas ofrecen un menú de staff mucho más económico para estos profesionales. Y no es que los profesionales no valoremos el detalle de comer la misma comida que los invitados, pero para alguien que hace 30, 40 ó 50 bodas a lo largo del año, participar en un banquete cada fin de semana es algo que no es ni remotamente necesario.

Lo que no debes hacer buscando el mejor precio en tu fotografía de bodas:

1- Regatear

De la misma manera que cuando compras una camiseta en el H&M no se te ocurre pedirle al cajero que te la deje dos euros más barata, los precios que te ofrece un profesional de la fotografía suelen estar determinados por la calidad del trabajo que ofrecen y la estructura de costes de su empresa. Si bien no pasa nada por pedirle alternativas para conocer si hay alguna manera de ahorrar en algo (álbum, segundo fotógrafo, facilitarle alojamiento y comida…), regatear directamente a un precio dado es para muchos una falta de respeto y de confianza en su trabajo, y genera un clima tenso entre el profesional y la pareja, que es justo lo último que quieres en el día de tu boda. Incluso si te sales con la tuya y te rebaja el precio, has de ser consciente de que eso va a significar que el fotógrafo puede trabajar menos motivado el día de tu boda o que dedique menos tiempo y esfuerzo a editar el material, algo que también deseamos evitar.

Si el presupuesto que te da un videógrafo o fotógrafo no te convence, es mejor que sigas buscando alternativas.

-Pedir pagar en B

En primer lugar, el fotógrafo necesita facturar para justificar sus ingresos. Además, un trabajo facturado te ofrece más garantías si por algún motivo tuvieras que reclamar algo. Por último, en el último año Hacienda se está poniendo las pilas a la hora de pedir cuentas a todos los trabajadores y empresas del sector de las bodas.

En definitiva, cuando contrates un servicio de fotografía o vídeo de bodas, debes estar preparado para dedicar una parte significativa de tu presupuesto con este fin. Sin embargo, siguiendo estos útiles consejos tendrás la oportunidad de ahorrar en la factura final de tu boda

About The Author

Dronprofesional

No hay comentarios

Dejar una respuesta

*

Abrir chat
¡Obtén una respuesta rápida!