¿Qué puedo hacer con mi dron en EEUU?

Normativa de volar un dron en eeuu

¿Qué puedo hacer con mi dron en EEUU?

Hoy analizamos la normativa para el uso de tu dron en EEUU

Veremos que los Estados Unidos son un país que se ha propuesto regular la actividad con drones de manera firme, pero que se ha preocupado a su vez de permitir a los usuarios de su espacio aéreo la mayor libertad posible. No es de extrañar, ya que parece que esta regulación es el fruto de dos de las grandes preocupaciones de la sociedad estadounidense, que a menudo se contradicen: la seguridad y la libertad. Sorprendentemente, de todas las normativas analizadas, esta es la que más nos ha gustado ya que parece la que mejor aúna estos conceptos.

Para empezar daremos algunos apuntes básicos sobre cómo se regula el país.

Lo más esencial que debemos conocer es que la autoridad responsable de la aviación en EE.UU. es la FAA: Federal Aviation Authority.

Aunque sí se hace una distinción entre el uso profesional y aficionado de los drones, en todos los casos, antes de volar un dron en EEUU, éste debe haber sido registrado en la FAA. Aunque los profesionales estamos acostumbrados a todo tipo de trámites, este registro requerido a los pilotos aficionados es bastante novedoso, y encuentra un punto medio muy acertado entre la supervisión minuciosa a la que se nos tiene a los operadores en todo el mundo y la laxitud con la que se suelen regular los vuelos no profesionales.

Las reglas de navegación con drones son bastante similares a las que ya conocemos.

Si vuelas un dron en EEUU como hobby puedes:

  • Volar en VLOS
  • Drones de masa inferior a 55 libras (5 kg)
  • Lejos de otras aeronaves
  • No se debe volar un dron en situaciones de emergencia
  • Debes avisar al aeropuerto y a la torre de control correspondientes antes de volar a menos de 5 millas (8km) de un aeropuerto.

Estos dos últimos guiones nos resultan especialmente llamativos. Se han asegurado de que sea ilegal volar en situaciones de emergencia de forma que, si se necesita la respuesta rápida de cualquier aeronave, no haya drones entorpeciendo el trabajo de los profesionales de emergencias.

Por otra parte, ofrece la posibilidad a los aficionados de volar drones de más de 250 gramos en entornos que para nosotros serían impensables.

Para ilustrar un poco esto, podemos entrar en Youtube y ver con qué facilidad son capaces de gestionar este trámite:

 

 

Vemos cómo básicamente le basta con contactar por teléfono con el aeropuerto y decir dónde, cuándo y hasta qué altura tiene intención de volar. La respuesta de las autoridades es que avise cuando haya terminado.

En cuanto al uso profesional, se debe:

  • Volar en VLOS
  • Drones de menos de 25 Kg
  • En espacio aéreo de clase G
  • A un máximo de 400 pies de altura (120 metros)
  • De día
  • A una velocidad máxima de 100 millas por hora (160 km/h)
  • Sin sobrevolar personas
  • Y lo más importante: hay que contar con un certificado emitido por la FAA, similar en muchos sentidos a la licencia de piloto que obtenemos aquí, en el que exigen: conocer el idioma, demostrar contar con las condiciones mentales y físicas aptas para operar un dron pequeño, tener al menos 16 años y superar un examen de conocimientos aeronáuticos por un centro aprobado.

No obstante, estas restricciones se pueden salvar si hay un permiso específico de la FAA de por medio.

Aparte, y para hacer la información de navegación más accesible, la FAA ha desarrollado B4UFly, una app móvil que lamentablemente cuenta en Google Play con una calificación pésima (1,7 estrellas) con usuarios que se quejan de que es tan lenta que resulta inusable. Aunque la app parezca dejar mucho que desear, cabe destacar el gesto de su administración por hacer más accesible la información a los usuarios.

Pero no todo es tan malo, y es que hasta en esto tienen suerte. Recordaréis hace unos meses que escribimos una entrada sobre U-Space y el futuro de los drones: una iniciativa muy ambiciosa que planea desarrollar sistemas autónomos para la coordinación y planificación de vuelos de aeronaves tripuladas (aviones, helicópteros…) y no tripuladas (drones) que permita que sea seguro y fácil volar en zonas que hoy en día serían absolutamente ilegales… Con la contrapartida de que no estará disponible hasta dentro de unos cuantos lustros, si todo sale como ellos planean. Pues bien, con ellos se encuentra trabajando AirMap, una empresa estadounidense que permite a día de hoy y a través de su app, gestionar permisos para volar de una forma bastante sencilla en el mismo punto de vuelo, como vemos en el siguiente vídeo (recordad que se pueden actuvar los subtítulos y la traducción simultánea de estos):

 

 

Vemos cómo en cuestión de segundos nuestros colegas a través de la aplicación piden y reciben el permiso para levantar su dron. Esta posibilidad todavía no se ofrece a lo largo de todo el territorio estadounidense, y acaban de comenzar a ofrecer su servicio en República Checa. No sabemos cuán lejos está de ser perfecto, pero desde luego con una “sencilla” App esta empresa de 50 trabajadores es capaz de sacar los colores a nuestra propia administración, que lleva desde diciembre del año pasado obstaculizando la obtención de permisos potencialmente sencillos.

Como decimos, da la sensación de que se puede abrir considerablemente la mano al uso de los drones siempre y cuando se cumplan unos mínimos, sin comprometer la seguridad de la población ni de los vuelos tripulados, y sin lastrar el presente y el futuro de una industria tan pujante como la de los drones.

Para terminar, si tenéis pensado viajar a los Estados Unidos con vuestro dron deberéis saber que en los aeropuertos se permite llevar drones, pero solo como equipaje de mano, no facturado. Además, si el dron que vas a usar está registrado en el extranjero, es propiedad de, o está operado por alguien que no sea ciudadano o residente permanente en los EE.UU.; la FAA considerará la aeronave una “aeronave civil extranjera”, por lo que tendrás que pedir permiso para volar a la Secretaría de la División de Licencias de Operadoras Aéreas Extranjeras.

¿Qué os ha parecido? Por nuestra parte creemos que de las regulaciones que llevamos analizadas es la más flexible, lo que no la hace la menos segura. Dar facilidades para cumplir con las medidas legales repercute directamente en más cantidad de usuarios siguiendo las reglas, y por lo tanto menos pilotos volando a espaldas de las instituciones, que son los que pueden generar más peligro.

Posts Relacionados

About The Author

Dronprofesional

No Comments

Leave a Reply

*