"> Los nuevos usos para drones en 2018 - Dron Profesional

Los nuevos usos para drones en 2018

Cómo han cambiado los drones el mundo en 2018

Los nuevos usos para drones en 2018

Los nuevos usos para drones en 2018
4.8 (95%) 8 vote[s]

Los drones en 2018 han acaparado una buena ristra de titulares por los novedosos usos que pueden ofrecer.

El año pasado hicimos un recopilatorio de algunas de las investigaciones e iniciativas más sorprendentes que se estaban llevando a cabo con drones. La mayoría de las ellas estaban en fase de desarrollo o bastante verdes, aunque todas ellas eran cuanto menos prometedoras.

Por eso, para celebrar el 2019, queremos compartir con vosotros más triunfos en la industria de los RPAS y hablaremos de diferentes casos: algunos son avances que se han realizado sobre proyectos que ya existían, otros son casos reales que ya se están dando y que ejemplifican el potencial de los drones, más allá de sectores que ya han revolucionado como el de la realización audiovisual, y otros casos son… Bueno, juzguen ustedes.

Drones para mantenimiento industrial… con brazos

Las aplicaciones de drones para la industria ya no son noticia: el uso de ellos para examinar y evaluar tendidos eléctricos, infraestructuras, campos de cultivo, etc. ya es un hecho. Lo novedoso es el uso de drones para realizar las propias reparaciones. Ya contábamos con drones para fumigar y no sólo para examinar cultivos, ¿así que por qué no equipar a estos robots voladores con las herramientas no sólo para detectar los problemas, sino para solucionarlos?

Al menos esta es la propuesta de Aeroarms, una empresa española que parece estar invirtiendo mucho esfuerzo en hacer esto viable, alegando que con estos equipos una sola refinería de petróleo podría ahorrar 700.000 euros al año, y realizar el trabajo en muchísimo menos tiempo.

Siempre es bueno pensar de forma creativa y desafiar los límites que creemos que existen. Ahora tenemos la posibilidad de poner máquinas de tamaño contenido en el cielo y manejarlas a distancia. Equiparlas con cámaras es solo una de las muchas opciones que iremos viendo en el futuro.

Drones para limpiar cristales y evitar accidentes a trabajadores

Aquí viene un uso un poco más utópico, no por limitaciones tecnológicas, sino legales. Ya sabemos que hace un año se anunció a bombo y platillo el cambio de normativa que podría hacer que volar drones en ciudades y en espacio aéreo controlado fuera legal, y nosotros fuimos los primeros en difundirlo. Si bien la ley lo permite, el proceso burocrático necesario para ello lo hace aún hoy imposible.

La empresa Aerones está trabajando para ofrecer drones capaces de realizar este tipo de trabajos de una forma mucho más eficiente y segura para los trabajadores, y la idea sin duda promete. En una pequeña vivienda residencial esta idea no aportademasiada utilidad, pero en altos rascacielos acristalados la cosa cambia. Tal vez en otro país con una regulación más permisiva podamos verlos pronto en acción.

Drones para gestionar el tráfico

2018 pasará a la historia como el año en el que la DGT comenzó a utilizar drones… Aunque la normativa no favorece precisamente el uso de drones para particulares y profesionales, la DGT sí ha sido capaz de dar uso a estos aparatos, y es que este verano desplegaron un equipo de cinco drones (cuatro en la Península y uno en Canarias) para vigilar carreteras secundarias.

Por si fuera poco, la DGT ha anunciado que este invierno volará once drones para anticipar decisiones en caso de nevadas, que como bien recordaremos, han ocasionado bastantes percances en los últimos años. Si siguen extendiendo su uso puede que dentro de no mucho comencemos a verlos de forma habitual en nuestras carreteras.

Drones-policía en Nueva York

Nueva York ya ha anunciado que a partir de ahora contará con 14 drones para vigilar las calles. Los usos que les pretenden dar son variados: desde vigilancia de ciudadanos en grandes concentraciones hasta prestar ayuda en operaciones de rescate.

La medida, aunque podría demostrar ser de gran eficacia, no ha sido recibida sin controversia, ya que podría poner en riesgo la intimidad de los habitantes de una de las ciudades más importantes del mundo.

Drones para transporte

El uso de drones como medio de transporte de objetos es un tema recurrente, y es que ya en 2017 se hablaba del interés de Amazon y de empresas de reparto de comida a domicilio por esta tecnología. De la misma forma, ya se realizaban estudios para poder utilizar drones para transportar órganos y muestras clínicas en zonas remotas. Aunque legalmente seguimos lejos de ver esto hecho realidad, hay empresas como la española FuVex que nos acercan tecnológicamente a estos hitos:

Han desarrollado drones capaces de levar cargas a varios cientos de kilómetros de distancia, lo que sería de especial utilidad en zonas remotas de nuestra geografía. Lo más innovador es cómo se ha conseguido, y es que combinan en un mismo diseño las características de los multirrotores (lo que conocemos como drones al uso), ideales para despegues y aterrizajes verticales en zonas complicadas, con drones de ala fija (tipo avión), que mejoran la eficiencia energética y la velocidad del vuelo.

Correos ya ha probado de forma experimental esta tecnología y parece bastante comprometida con ella.

Por otra parte, Unicef ya ha comenzado a repartir vacunas utilizando drones de la empresa Swoop Aero en la República de Vanuatu, un país formado por islas montañosas de difícil acceso.

Drones para periodismo

Aunque el uso de drones para la realización audiovisual lleva años sin ser novedad, lo cierto es que su uso va en aumento y es prácticamente imparable. Este año la CNN ha iniciado su propio proyecto: CNN Aerial Imagery and Reporting, contando ya en plantilla con su propio equipo de drones y operadores, rompiendo así con la tónica generalizada de las empresas audiovisuales que hasta ahora suelen externalizar estos servicios. Una apuesta clara y necesaria por esta tecnología que sin duda será imitada por los grandes medios del mundo en los próximos años.

Drones para repartir cafés en las oficinas

IBM ha patentado esta idea que nos hace abandonar por un momento 2019 y dar un salto de unas cuantas décadas.

¿Os imagináis trabajar en una oficina donde drones que vuelan monitoricen tus constantes vitales, tu actividad, tus horarios de sueño y te entreguen un café para espabilarte antes de la importante reunión que tienes en veinte minutos? Lo mismo podría hacerse en cafeterías, y si estrujamos nuestra creatividad seguro que podremos imaginar restaurantes de comida rápida donde drones repartan hamburguesas o locales nocturnos en los que un cuadricóptero te suministre tu bebida favorita.

El nivel de implantación de esta tecnología que está recibiendo bastante atención por parte de la prensa está por ver. Uno de los sensores parece ser un micrófono que permite deducir el estado anímico de las personas por el tono de la conversación, pero la presencia de un micro en un dispositivo cuya funcionalidad no se conoce bien es algo que incide en los temas del derecho a la confidencialidad y privacidad. Muchas grandes compañías han hecho un uso muy cuestionable de todo tipo de datos recogidos de forma masiva. Hablamos de un problema general derivado de la falta de transparencia del software privativo que recoge cantidades ingentes de datos de usuarios con fines lucrativos poco éticos o ilícitos. 

¿Hasta dónde sería llegar demasiado lejos?

Solo es una patente, y no hay garantías en absoluto de que esta idea se vaya a realizar en un futuro cercano, pero plantea muchas cuestiones tan solo imaginarlo.

Drones en pasarelas de modelos

Sí, los drones están cambiando el mundo de formas que hace tan solo unos años no habríamos podido imaginar. En el lado positivo van a poder ayudarnos de forma que mejorarán el mundo, como en el transporte urgente de órganos o en búsquedas de personas.

En el lado negativo, tener aeronaves de varios kilos sobrevolando nuestras cabezas con cámaras y otras herramientas plantea muchas cuestiones respecto a la seguridad frente accidentes y la privacidad de los ciudadanos.

Pero en el lado neutro, vemos cómo con los drones se van a hacer frivolidades ciertamente llamativas, y es que Dolce y Gabanna los utilizó recientemente para mostrar su colección de bolsos en una pasarela.

¿Original? No tanto, y es que en un desfile saudí pudimos ver con anterioridad cómo los drones remplazaban totalmente a las modelos, portando ellos los vestidos.

Puede que con cada nuevo avance tecnológico nos acerquemos más a una utopía o a una distopía, y es difícil identificar hacia cuál de las dos es. Los drones en 2018 no han dejado indiferente a nadie, y lo que está claro es que la tecnología, como herramienta que es, no es ni buena ni mala, y sólo importa los fines que se le dan. Esperamos poder contaros más grandes avances a lo largo de 2019.

About The Author

Dronprofesional

No hay comentarios

Dejar una respuesta

*